En este momento estás viendo Para quienes ya han descartado al Atleti

Para quienes ya han descartado al Atleti

Están entre nosotros. En apariencia son personas normales pero cuando se sienten en entornos seguros, con otros que piensan igual acerca de la importancia de acumular disparos a puerta o de jugar siempre en campo contrario, como si el fútbol fuera un ejercicio adúltero; se muestran como son sin ambages ni vergüenzas. Mantengan las distancias, pues puede ser cualquiera: desde su pareja hasta su hijo, o peor, su cuñado. Los haters de Simeone están ahí fuera.

*

Existen, no obstante, verdades absolutas como la duración infinita de noventa minuti en el Bernabéu una noche de Champions y la justa glorificación de El Padrino como la mejor película de la historia. Se acerca a este status la frase de “sin tirar a puerta no se puede ganar”. ¿Pero qué pasa cuando ganar es tu plan secundario?

*

Existen planes de todo tipo. Unos te llevan a invadir Ucrania a costa de la sangre de inocentes y otros a mantener a raya al Manchester City durante setenta largos minutos. Parece tan solo la primera parte de un informe de cuatro mil páginas escrito por Simeone en la madrugada de los últimos dos días que demuestra, con intrincados cálculos, cómo es posible salir con la eliminatoria viva del Etihad Stadium.

*

Aunque el partido del Atleti haya sonrojado a ciertos círculos de opinión por una infundada renuncia al gol, lo cierto es que vuelve a Madrid con un escuálido 1-0 que, si no es por un fogonazo de Foden, ese café de las 10:30h que te levanta la mañana, se hubiera quedado en la ficción. Olvidan que enfrente estaba, quizá, uno de los tres mejores equipos de Europa, cuyo fútbol podría asemejarse a tácticas de asedio propias de la Guerra de los Cien Años: primero corta cualquier vía de suministro o contraataque, después te mete en tu campo, cierra la puerta y se come la llave, y por último te lanza cabezas cortadas y piedras gigantes hasta que se derrumba un muro y Kevin de Bruyne, o Foden, o Sterling, o Gabriel Jesús, o cualquiera de sus hombres, te mete un puñal entre las costillas.

*

Para quienes ya han descartado al Atleti, recuerden que quizá todo esto forme parte del plan. Es el turno, ahora, de la segunda parte del informe: azuzar a la grada, incendiar los argumentarios, revolucionar al personal, en definitiva, para que el Metropolitano sea una caldera el día de la vuelta.

*

El final de la película parece obvio: un Atleti vivo y en arrebato, empujado por su gente y prendido por Simeone, tratando de apuñalar al City en una guerra de trincheras, calle por calle, casa por casa, en la que noventa minutos, o ciento veinte, pueden hacérsele larguísimos a cualquier equipo. Será divertido ver cómo los locales tratan de imponer su plan mientras el Metropolitano estalla en cada disputa y en cada choque, así que aprovechen para disfrutarlo solos o en compañía, pero aléjense de quienes, en un descuido, espeten una absurda obviedad que simplifique esta religión como “para ganar hay que chutar”.

Deja una respuesta