En este momento estás viendo No le llamen Pedri Potter

No le llamen Pedri Potter

Le definen como Pedri Potter quienes creen ver en su talento adolescente la magia infantil fabricada por JK Rowling y no el fútbol maduro y ordenado de un cerebro de 35 años sobre unas piernas de 19.

*

No es Pedri, sino Modric, cuando obtiene el balón cerca del área y amaga con irse para dentro pero se perfila hacia su derecha, y vuelve a amagar con irse hacia dentro, pero vuelve a perfilarse a la derecha con otra caricia más suave y nueva que la anterior, y sitúa la pelota en línea perpendicular con la cal que decide qué portero vive y qué portero muere, y acaba disparando cruzado, no demasiado potente pero sí demasiado ajustado como para que el Barça gane al Sevilla.

*

No es Pedri, sino Iniesta, cuando alguien le entrega el balón y de pronto el Camp Nou es un escenario y sobre él danzan figuras gráciles y todo es silencio y oscuridad salvo el foco que cae sobre el centrocampista de pasos limpios y sencillos, perfectos en suma, que desplaza un pase corto o uno medio o uno largo a otro compañero y entonces el futuro Spotify Camp Nou ya no es La Fenice sino otra cosa menos mayestática, menos solemne, menos elegante.

*

No es Pedri, sino Zidane, cuando el Juventus Stadium capitula al ver cómo se quita de encima al colombiano Cuadrado en un partido de Champions League, esquivando su marcaje y una amenaza de muerte; también se rinde medio mundo al descubrir la esencia del francés en un taconazo perfecto que rompe a medio Betis y deja a Griezmann solo ante el portero.

*

Es Pedri pero no es Pedri Potter. Es Pedri Modric a veces, y otras Pedri Iniesta, y algunas Pedri Zidane. En todas es Pedri, quizá ya don Pedro, un señor de consolidada madurez a cuyo alrededor ocurre todo, como los grandes patriarcas, los grandes jefes y los grandes líderes. Lo extraño, lo único verdaderamente extraño, es que tenga 19 años.

Deja una respuesta